Barba Gris y Dama Blanca surcan el océnao en esta estatua por David Wynne

Planeta Aqua 20 D.P. (Después de la Profecía)

 

Barba Gris y Dama Blanca surcan el océnao en esta estatua por David Wynne

 

Se conmemora hoy, en la superficie del Planeta Aqua, 20 años después del cumplimiento de La Profecía de Gaia, en la ciudad de Nolon, tierras del norte del Territorio Escalofrío, la celebración del primer Enlace entre los humanos de antaño y los nobles delfines blancos.

Esta es la primera de muchas piezas artísticas que se irán presentando a lo largo y ancho del planeta. El celebérrimo escultor David Wayne-Escalofrío presentó su obra ante la presencia de cientos de curiosos. La celebración fue presidida por Áralar Maravillas Blanca, descendiente directo de la misma unión que celebra la preciosa escultura.

La obra hace alusión a las almas de los protagonistas, o como el propio autor puso en conocimiento de los presentes: “Aunque todos sabemos que Barba Gris y Dama Blanca se conocieron en la madurez de sus vidas, he querido retratarlos en el máximo esplendor de sus cuerpos como reflejo mismo de sus almas…”, comentó el celebrado escultor.

En medio de una gran ovación, demostración del inmensa popularidad del recién estrenado gobernante electo, Áralar Maravillas anunció la aprobación de una nueva empresa impulsada por un extenso grupo de artistas de todos los territorios. Esta iniciativa consiste en la donación de distintas obras de arte: esculturas, pinturas, murales, etc. por parte del colectivo de artistas a sus ciudades preferidas. El joven gobernante recalcó la importancia de la herencia cultural como clave para la aceptación de la propuesta.

“Celebré mucho la iniciativa…” comentó a los asistentes, “… ya que todos los pueblos que han existido en este planeta y que han gozado de una historia y cultura común, han ido dejado la huella de su legado cultural, algo importantísimo, tanto es así que gracias a una de estas expresiones fuimos testigos del conocimiento de generaciones pasadas; sin el muro málico, Cian, mi madre, no hubiese llegado  nunca hasta donde sabemos… Nuestra cultura, a pesar de su juventud, comienza a poseer sus hitos y sus mitos y ellos también merecen el tributo de la memoria. Estas obras de arte hablarán de nuestra herencia común, el legado que recibirán generaciones futuras para que conozcan sus raíces y las honren”.

Los curiosos que sientan interés por visitar la obra, la encontrarán situada en el Chelsea Embankment de la citada ciudad septentrional.

Escribe un comentario